Gracias por todo, Dr. James T. Webb

523

Esta vez escribo desde la tristeza, pero también desde el agradecimiento. Apenas este lunes 30 de junio el mundo se enteró del fallecimiento del Dr. James T. Webb, ocurrido el viernes pasado, y lo menos que sentimos aquellos quienes lo conocimos, fue un shock. El mundo de la sobredotación y el talento perdió a una de sus figuras más emblemáticas e importantes en lo que se refiere a la atención e identificación.

Quiero dar más énfasis al agradecimiento. Dr. Webb fue uno de los primeros en hacer investigaciones profundas en el campo de las emociones y las relaciones sociales de las personas con sobredotación y talento, siguiendo los postulados que Leta Hollingworth, quien fue la primera en enfocar la atención en esta área, en una época donde parecía que la sobredotación sólo era una cuestión de capacidad cognitiva.

Los estudios de Dr. Webb desembocaron en un vasto legado académico para quienes nos dedicamos a la tención de niños sobresalientes y su libro Misdiagnosis and dual diagnoses in gifted children a adults, debería ser de cabecera para psicólogos, psicopedagogos, psiquiatras y neurólogos, con el fin de conocer los detalles que necesariamente deben tomarse en cuenta para evitar errores de diagnóstico, es decir, que no confundan los comportamientos de personas con altas capacidades, con rasgos de trastornos, pero también para poder identificar cuando existe una real doble excepcionalidad, que en el campo de la psicología se refiere a poseer altas capacidades y además, algún trastorno.

Pero también es una lectura obligada para padres, pedagogos y educadores, pues ayuda a comprender a los pequeños con más profundidad y canalizarlos hacia el apoyo correcto. Por sí sólo, este documento es invaluable, pero Dr. Webb pensó en todo. También dejó libros que son excelente guía para los padres y hasta para los abuelos, con títulos como A parent’s guide to gifted children y A grandparent’s guide to gifted children, donde lleva de la mano al lector para comprender todo lo que significa tener un hijo o nieto con alta capacidad y cómo apoyar su desarrollo. Y para padres y profesores, Guiding the gifted child: A practial source for parents and teachers.

Con una preocupación y pasión imbatible por el apoyo a las personas sobredotadas, Dr. Webb escribió Searching for Meaning: Idealism, Bright Minds, Disillusionment and Hope, un libro donde los adultos encuentran respuestas a muchas inquietudes de tipo emocional que en ocasiones se convierten en un lastre y a veces provocan problemas psicológicos. En el mismo tenor, fue uno de los expertos que siguió con las investigaciones de la Teoría de la Desintegración Positiva de Kazimierz Dabrowski y concretamente, de lo referente a las sobreexcitabilidades, un tema relacionado con las altas capacidades, pero aún poco conocido en el mundo hispano, pero presente en varios de sus libros y artículos.

Hablar de la obra de Dr. Webb es referirse a un hombre con una sencillez admirable que trabajó para que el mundo fuera un poco menos hostil para los sobredotados, siempre enfocado en apoyar la difusión del conocimiento y dar opciones para todo tipo de apoyo en el área socioemocional.

En 1981, Dr. Webb estableció la fundación sin fines de lucro Supporting the Emotional Needs of the Gifted (SENG) a través de la cual se ha ayudado a miles de personas con sobredotación de todas las edades en el área socioemocional, con programas gratuitos soportados por donaciones y voluntariado. La página de Facebook de la organización publica continuamente artículos y aportaciones de especialistas en el mundo de las altas capacidades para difusión, sensibilización, información y autoconocimiento.

La fundación realiza anualmente una gran conferencia anual. En el presente año, tuvo lugar del 19 al 22 de julio, es decir, hace poco más de una semana. Ahí Dr. Webb dictó su última conferencia y mostró toda la humanidad que lo caracterizaba, pues pese a tener recursos limitados, ofreció incluso de su bolsillo (cosa que hizo en varias ocasiones) ayuda económica para que expertos de otros países pudieran hacer el viaje y presentarse a ofrecer pláticas y talleres.

En otro ejemplo de humildad como profesional, creó la editorial Great Potential Press, no sólo para continuar con sus propias publicaciones (muchas de ellas vieron la luz con otras editoriales), sino para apoyar a otros académicos que con sus escritos dan luz a todos lo que como padres, especialistas, profesionales de la salud, educadores o interesados en el tema, necesitamos conocer para comprender un poco más la complejidad de las altas capacidades y sobre todo, saber cómo estimular el desarrollo integral de las personas con estos dones. Es decir, nada de envidia, al contrario, solidaridad y comunidad, algo que deberíamos poner en práctica en todos los países.

En resumen, Dr. Webb no sólo nos dejó un trabajo invaluable en el campo de las capacidades superiores, no se trata de sus más de 70 artículos, más de 15 libros, tres videos, múltiples documentos de investigación, su participación en numerosas conferencias y seminarios en varios países, su fundación o su editorial. Era un hombre amable, de un excelente sentido del humor que hacía amena cualquier plática, humilde y con una actitud de servicio francamente admirable.

Lo menos que podemos hacer es seguir su ejemplo y aprovechar todo el conocimiento que puso a nuestra disposición a través de sus publicaciones. Descanse en paz y gracias por todo, Dr. Webb.